Historia

Los acontecimientos que dieron origen al Colegio Parroquial San Judas Tadeo, sucedieron en la mitad de la década de los años 80. El 1 de marzo de 1985 con la Sección de Nocturna, por la Parroquia San Judas Tadeo, representada por el Pbro. Manuel José Gómez Serna hasta el año de 1987 y como Rectora a la Señora Alicia Torres Pineda. En marcha, el Colegio Parroquial Nocturno y ante las necesidades apremiantes que manifestó el Barrio Castilla, el Padre Manuel José Gómez Serna con el Vicario Episcopal de Educación Monseñor Eugenio Villegas Giraldo, programaron la creación de un Colegio Parroquial que atendería a la comunidad en las horas del día.

Coincidió esta idea con el acto administrativo de la entrega de los locales parroquiales en los que venía funcionando en alquiler a la administración departamental, el Liceo Alfredo Cock Arango, y fue así como se anunció desde entonces a las personas del Barrio Castilla, la apertura de la jornada diurna bajo la administración de la Parroquia de la nueva etapa del Colegio para el año de 1988.

Ante el traslado del Presbítero Manuel José Gómez Serna a la Parroquia de Buenos Aires, el señor Arzobispo nombró como sucesor al Padre Macario Botero, quien de inmediato y con la orientación de la Vicaría de Educación, plasmó totalmente la idea y se abrieron las matrículas para el año de 1988. En esta forma empezó el Colegio en su Sección Bachillerato Diurno, como integración al ya existente Bachillerato Nocturno y a la Sección Primaria, para formar un conjunto de lo que es el Colegio Parroquial San Judas Tadeo.

El Párroco Macario Botero, prestó toda su colaboración para la dotación y organización inicial del Colegio. Luego fue trasladado a la Parroquia de la Veracruz y en su reemplazo llegó Monseñor Abelardo Sossa Uribe, quien, conservando la orientación y asesoría de Monseñor Eugenio Villegas Giraldo, nombran como Rector al señor Guillermo León Valencia, continúan la organización de lo que en el momento es una sección diurna con un personal de 220 alumnos distribuidos en tres sextos y un séptimo.

Monseñor Abelardo Sossa Uribe, fue trasladado a la Curia de Medellín y fue nombrado para la parroquia Monseñor Iván Moreno Agudelo, que en su calidad de Párroco nombró como Rector al Señor Gustavo Franco Álvarez y como Director General el Padre Carlos Mario González González. Bajo la administración del Señor Gustavo Franco, como Rector fue presidida la primera Promoción de Bachilleres Académicos en el año 1993, para un total de 74 estudiantes graduados. Luego fue Rectora la Hermana María Yamile Chavarría Gómez y después queda como Rector el Padre Carlos Mario González González.

Monseñor Iván Moreno Agudelo, fue nombrado como Vicario General de Pastoral Social de la Arquidiócesis de Medellín y fue nombrado como nuevo Párroco el Padre Abelardo Hoyos Gómez, el 11 de diciembre de 1998 fue nombrado por el Señor Arzobispo de Medellín como Rector del Colegio, el Señor José Rubiel Llano Ruiz, quien estuvo hasta el 15 de junio de 2004. En su administración en el año 2000 se reformó la letra del Himno de la Institución, por Monseñor Alonso Llano Ruiz. En octubre del año 2001, se comenzó la construcción del techo del patio de la Primaria y el 5 de abril del año 2002, se inauguró el techo, en presencia del Excelentísimo Monseñor Alonso Llano Ruiz, Pbro. Abelardo Hoyos Gómez, Pbro. Rubén Darío Gutiérrez, entre otras personalidades.

El 1 de julio de 2004, es nombrado por el señor Arzobispo de Medellín como nuevo rector el Licenciado Víctor Hugo Delgado Zapata y el 22 de noviembre como Director General al Pbro. Mauricio Humberto Molina Molina. Bajo la administración del Padre Mauricio Molina, se realizó la obra del arreglo del Patio Salón de la sede de Bachillerato (se niveló y embaldosó el piso), y se recibió implementos deportivos y material para el laboratorio de física y química.

El 4 de diciembre de 2005, es nombrado como Director General el Padre Leonardo Nicolás Martínez García, quien trabajó de la mano del Presbítero Osvaldo Cano Torres como rector; a partir del 10 de julio de 2008 asume la dirección general el nuevo Párroco Padre Alfredo de Jesús Hoyos Mejía y el 22 de diciembre de ese mismo año es nombrado como rector el Pbro. José Ignacio Galeano Jaramillo, quien acompañó la Institución hasta el 7 de febrero del 2011, haciéndole entrega al nuevo rector Padre Jaime Alberto García Torres, nombrado el 30 de enero del 2011 hasta el 6 de marzo de 2013.

Para el año 2013, siendo más exactos el 18 de febrero fue nombrado por Decreto Arzobispal el Padre Héctor Castrillón Sánchez y ejerció hasta el 12 de febrero de 2016. El 22 de diciembre del año 2015 fue nombrado por Decreto Arzobispal el Padre Jairo Alonso Molina Arango, como el Representante Legal del Colegio Parroquial San Judas Tadeo y como rector el 3 de febrero de 2016, el Padre John Camilo Muñoz Muñoz, quien nos acompañó hasta el 31 de diciembre de 2017.

Para el 22 de diciembre del año 2017, fue nombrado el Padre John Esteban Urrego Márquez con todas las atribuciones inherentes al cargo, acompañándonos sólo en el primer semestre del año 2018, hasta el 6 de junio, donde en esa misma fecha fue nombrado como Rector por Resolución del Delegado Arzobispal Padre Jairo Alonso Molina Arango; al señor Nelson Arismendi Marín, quien nos acompañó hasta comienzo del año 2020 actualmente nos acompaña como rectora ante la Comunidad Educativa y las autoridades competentes la señora Gilma Bustamante Sepúlveda, nombrada bajo la Resolución 001 del 8 de enero de 2020, a cargo del Pbro. Jairo Alonso Molina Delegado Arzobispal para la Educación y Representante Legal.

Nuestra institución

Contribuir con la formación integral de los y las estudiantes Tadeístas a partir de una educación orientada al desarrollo de competencias, la vivencia de valores humanos y cristianos y el estudio del Evangelio de Jesús. En este sentido, el Colegio tiene a Dios como la base de su proyecto educativo; a la ciencia, como el instrumento que posibilita la exploración del mundo; y a la virtud, como el camino para hacer posibles los más altos ideales. 

Para el año 2025, consolidarnos como una Institución Educativa que ofrece a la sociedad personas preparadas para vivenciar valores humanos y cristianos; además, competentes para desempeñarse en los campos de acción que elijan como vocación u opción de vida. 


Se basa en la formación integral de los niños y jóvenes buscando desarrollar armónica y coherentemente todas sus dimensiones: espiritual, social, psicoafectiva, intelectual e interpersonal, como seres humanos, con un proceso personalizante que les conduzca a la formación del Ser (aprender a ser), el conocimiento, la cultura y la ciencia (aprender a conocer), la vida en relación como virtud (aprender a convivir) y el quehacer del Ser (aprender a hacer y emprender) de ahí el lema: “Juventud y Cultura, Ciencia y Virtud». 

  • Concepto antropológico: La educación que brinda el Colegio Parroquial San Judas Tadeo, está encaminada hacia una formación humanista y cristiana de los estudiantes y por ende reconoce su singularidad, su naturaleza corpórea y su libertad responsable que potencie todas sus dimensiones y propicie el desarrollo de una sana autonomía, respetuosa y tolerante.

  • Concepto psicológico: El ser humano se nos ofrece hoy con muy diversas características: cristiano, talentoso, sociable, inteligente, razonable, virtuoso, un sujeto con obligaciones y derechos frente a su acontecer. Por esto la educación que se construye en el colegio está encaminada a la formación de hombres y mujeres que puedan expresarse con actitudes positivas, críticas y autónomas, teniendo en cuenta sus diferencias individuales, la gama de capacidades que subyacen en ellos, la edad y el medio en que se desenvuelven. Cada educando es responsable de su vida, por ende, es actor y gestor de su proceso vital y, en consecuencia, debe obrar según los criterios incorporados desde lo familiar, lo social, lo psicológico y lo escolar. Como parte de una comunidad necesita normas que disciplinen y regulen, prevengan y sancionen sus acciones, llevándolo al autocontrol o autodisciplina, y lo conduzca a la formación responsable de su personalidad y a la conciencia de sus actos, siendo sujeto de valores, responsable frente a Dios, a su familia, a su colegio y a la sociedad. Esta búsqueda se debe hacer partiendo de cuatro aspectos fundamentales:

  1. Integralidad: Preocupación por la armonía del individuo, entre deseos, tendencias, pensamientos, ambiciones y fines, entre mentalidad y comportamiento. Toma decisiones frente a los retos. Es un proceso de maduración acompañado por el padre de familia, el educador y el psicólogo, cuando el alumno lo requiera.

  2. Desarrollo: Progreso hacia una meta, “La Madurez”. Se es persona paso a paso a lo largo del camino de la vida.

  3. Capacidad de autodeterminación: El individuo se hace a sí mismo. Es la capacidad innata de trazarse a sí mismo el propio destino.

  4. Espiritualidad: La educación es verdadera formación del hombre, desarrollando e intensificando en él la unidad interior, la madurez psicológica.

  • Concepto sociológico: El hombre es un ser pensante, social, transformador y trascendente. Pensar es hacerse cargo de la situación, de la circunstancia y de sí mismo, pero el hombre no es hombre sin el hombre, ya que el medio es un orden funcional en la relación de correspondencia con la necesidad humana, o sea, que somos seres sociables, que trascendemos mediante nuestras interrelaciones; donde la comunidad educativa juega un papel decisivo y protagónico, pues es generadora de todo lo mencionado anteriormente acerca del hombre y por esto dentro del ámbito de la sociabilidad el educando debe aceptar las correcciones, sugerencias y observaciones dentro de un clima de diálogo, haciendo alusión a los deberes y derechos como reguladores de una sociedad y particularmente de un mundo escolar.
  • Concepto religioso: Debemos tener presente como Colegio Católico; el saber de Dios, de su naturaleza y atributos, así como de su relación con el mundo natural y regirnos por una catequesis vivencial que nos encamine a niveles mayores de sentido de pertenencia.

  • Concepto pedagógico: Nuestro compromiso se enmarca en generar una educación con carácter flexible, respetando el ritmo de aprendizaje de cada educando, por esto el trabajo escolar debe desentrañar las necesidades y expectativas de los individuos. Para lo cual se hace necesario el diseño de estrategias pedagógicas que conlleven a estimular iniciativas y métodos activos, que se sirvan de la práctica, del aprender haciendo, para fortalecer la asimilación y aprehensión de los conocimientos.

En el Colegio Parroquial San Judas Tadeo, nos guiamos por los valores y principios que nos hacen auténticos Tadeístas:

  • La Espiritualidad y el Respeto para el buen entendimiento y convivencia armónica de toda la comunidad educativa, en relación con el otro y con el Creador.

  • La Cultura y la Perseverancia que nos permiten desarrollar nuestra labor diaria de la mejor manera, sin desfallecer frente a las adversidades y en relación abierta al mundo y su permanente evolución.

  • La Verdad, la Ciencia y la Virtud para tomar decisiones apropiadas y acertadas en la vida cotidiana y en el camino de ser sabios, porque se sabe cómo llegar al alcance de las metas sin pisar las de los otros y poner a los demás de su lado, caminado todos juntos en el logro de los objetivos en el alcance de la felicidad permanente.